Porcentaje de rebote. ¿Realmente importa para SEO?

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Como usuario nos interesa encontrar resultados óptimos y relevantes en nuestras consultas.

Y Google quiere presentarnos en las primeras posiciones todas aquellas páginas webs que contengan información de calidad.

WIN WIN

Para ello, Google valora el engagement de los usuarios a través del tiempo e interacción que éste realiza en una página web. Es decir, cuantas más consultas reciba y más se interaccione en una página web, mejores posiciones de las SERP obtendrá.

Y en esto juega un papel interesante el porcentaje de rebote. Vamos a verlo.

¿Qué es el porcentaje de rebote?

La tasa o porcentaje de rebote es para muchos un perfecto indicador del comportamiento del usuario. Se trata del porcentaje de usuarios que llegan a una página web e inmediatamente salen sin haber interactuado. 

¿Qué es el porcentaje de rebote?

No haber navegado por un sitio web, ni haber hecho clic en ningún otro enlace, o no hacer scroll (si medimos este evento) equivale a cuando entras a una tienda física y ni siquiera das una vuelta completa al local. Entras y sales.

En este sentido, Google Analytics necesita que recorras la tienda, preguntes a un dependiente o te pruebes algún artículo, para considerar que dicha visita es de calidad y que la tienda resulta interesante para los usuarios.

👉 Te puede interesar: Guía completa de Google Analytics

Cómo se calcula y cuál es un porcentaje de rebote aceptable

Una vez que conocemos la importancia de la tasa de rebote para el análisis de tráfico que se registra en Google Analytics, el siguiente punto es saber cómo se calcula. 

El porcentaje de rebote se calcula dividiendo el número de visitas que abandonan sin interacciones entre el número total de visitas y multiplicando por 100.

Te lo explicamos con este ejemplo sencillo y práctico:

Cómo se calcula y cuál es un porcentaje de rebote aceptable

Si en el último mes has recibido en tu página web un total de 10.000 visitas y 6.000 de ellas se fueron sin interactuar, el porcentaje de rebote de tu sitio es del 60%. 

Visto este ejemplo, te preguntarás cuál es un buen porcentaje de rebote y si es negativo tener un porcentaje de rebote alto.

Ya te imaginas la respuesta ¿no?

DEPENDE. 

Si el tipo de sitio web del ejemplo está formado por una sola página (una landing page o un enlace de verificación) es normal que el porcentaje de rebote sea muy elevado.

También puede ocurrir que el usuario solo busque un dato concreto y la página resuelva su intención, sin más necesidad de visitar otras páginas de la web o realizar otra acción.

Sin embargo, si el sitio corresponde a una página por la que los usuarios pueden visitar más de una página y no lo hacen, entonces podríamos considerar negativo el porcentaje de rebote.

¿Es importante el porcentaje de rebote en SEO?

Que Google tuviera en cuenta únicamente la interacción del usuario, según los saltos que daba en un sitio web, sería un error. Entre otras cosas porque Google no usa los datos de Analytics para esto, y porque no todas las webs usan este software.

El factor del tiempo empleado durante la sesión también determina la calidad del sitio; por ejemplo, si el tiempo de lectura que estás empleando en este artículo es de 5 minutos y, tras leerlo, no realizas ninguna acción sino que simplemente apagas el ordenador, el porcentaje de rebote de Google Analytics registraría una cifra muy elevada.

¿Crees que este porcentaje refleja la realidad?

Ante esta situación aparece el concepto DWELL TIME, métrica que indica el tiempo que pasa el usuario en una página web desde que hace clic en un resultado de búsqueda de Google hasta que regresa a la página de resultados.

Y derivado de ello, se produce el Pogo Sticking: el usuario clica en otro resultado, vuelve atrás a Google y selecciona otro hasta que cierra la sesión porque ha encontrado lo que buscaba.

A mayor dwell time, mejor posicionamiento web

Gracias a estas métricas, Google puede valorar la tasa de rebote, pero también el tiempo de permanencia en una página web y la calidad de los contenidos, favoreciendo el posicionamiento del resultado que mejor responda al usuario.

Y es que si una página cumple con un diseño y estructura amigable, además de con un contenido relevante, el usuario navegará durante más tiempo, y esto Google lo traducirá como una página web de calidad.

De nuevo: WIN WIN

¿Cómo bajar la tasa de rebote?

Realidad: me esfuerzo por crear contenido relevante y aún así los tiempos de permanencia que se registran son bajos.

¿Te ha pasado?

A continuación te contamos algunas ideas de cómo disminuir la tasa de rebote de tu página web. ¡Toma nota y sácale partido! ✍️

Aprovecha las ventajas de Google Analytics

Gracias a Analytics podemos analizar el tráfico de visitantes de una web desde distintas perspectivas y disminuir el porcentaje de rebote.

Ten en cuenta que Analytics genera diversos informes, como por ejemplo:

  • De Visión General de Audiencia, que refleja los usuarios activos,  el valor del ciclo del cliente, el comportamiento, el dispositivo, los intereses…
  • De Flujo de Comportamiento, que indica la ruta que siguen los usuarios desde una página a la siguiente.
  • De Embudos Multicanal, en donde los canales son las fuentes de tráfico.
  • De Contenido del Sitio, que proporciona información sobre todas las páginas (reflejando el porcentaje de rebote individual de cada página), las páginas de destino, el desglose de contenido, etc.

En este sentido, el método para reducir el porcentaje de rebote dependerá de dónde se encuentre el foco.

A través de estos informes, puedes llevar a cabo un análisis exhaustivo averiguando si la tasa de rebote es alto en tu página web en general o, si por el contrario, corresponde a unas páginas específicas o a un tipo de canal.

Utiliza Google Analytics para medir y analizar tu tasa de rebote

👉 Te puede interesar: KPI’s para SEO imprescindibles

Mejora el contenido

Una recomendación para mejorar el contenido de tu página web es preguntarte qué es lo que te gustaría encontrarte a ti como usuario y en qué formatos.

Es decir, el contenido de una página no es únicamente un texto informativo, sino el conjunto coherente de bloques de texto, imágenes, algún gráfico, vídeo…

Es importante ofrecer información relevante e interesante, pero sin dejar a un lado la estética visual y la usabilidad para que el usuario disfrute de una navegación clara y sencilla.

Date una vuelta por Google para las búsquedas relacionadas y observa qué tipología y morfología de contenidos está posicionando arriba. Trata de adaptar el tuyo y tendrás más posibilidades de conseguirlo.

Y no olvides colocar enlaces internos a otros contenidos allí donde sea relevante. En esta guía de enlazado interno te damos las pautas para hacerlo bien y conseguir los mejores resultados.

Estudia el uso de las ventanas emergentes (pop-ups)

Aunque el objetivo de una ventana emergente sea una conversión rápida y eficaz, la mayoría de las veces logra un efecto contrario al deseado.

De esta manera, es importante estudiar bien a tu público objetivo y limitar el uso de los pop-ups únicamente en los sitios que genere una buena recepción para evitar el cierre automático de la página y, por tanto, registrar una tasa de rebote negativa.

Establece un límite de tiempo y de scroll para anular el rebote

Este método más técnico consiste en modificar el código de Google Analytics para ajustar de una manera más real los análisis del tráfico de visitantes, y no tanto reducir su porcentaje.

El objetivo de esta modificación consiste en informar a partir de cuántos segundos queremos que Analytics ya no cuente una visita como rebote, aunque luego abandone sin visitar otras páginas, incluso si no hace clic en nada.

Es decir, si ponemos de nuevo de ejemplo este artículo, modificaríamos el código a 40 segundos, porque es el tiempo mínimo que consideramos que un usuario emplea en  navegar si nuestro contenido le está resultando útil o interesante.

Del mismo modo que se puede realizar una modificación del código respecto al límite de tiempo, también se puede hacer con el scroll, aunque de una forma más precisa. Además de informar de los segundos mínimos de permanencia, especificamos también que una visita cuyo usuario ha hecho scroll un número determinado de píxeles ya no cuente como rebote.

Ahora que ya conoces algunos trucos para reducir la tasa de rebote de tu web y para ajustarla según los parámetros que más te interesen, aplícalos y observa nuevos datos en tus informes. 

Con los ajustes del límite de tiempo y de scroll no verás una reducción como tal, pero te servirá para obtener un informe más real respecto al comportamiento de tu audiencia. 

Un porcentaje bajo de rebote determina mejores resultados en los buscadores, sin embargo un porcentaje elevado no tiene por qué afectar negativamente a SEO.

Suscríbete

Te enviaremos nuevos artículos sobre SEO y marketing online a tu email

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Escrito por:

Cristina Vicente

Cristina Vicente

Cristina Vicente

Cristina Vicente

¿Que necesitas saber?

Deja un comentario

Descarga nuestro EBook gratuito

GUÍA SOBRE SEO PROFESIONAL

Un caso práctico para enseñarte cómo mejorar tu posicionamiento web